El camino a la cima

Hester_Scheurwater_erotica_controversial_NSFW_29

 

Ella le señaló el camino hacia la cima.

Hacía giros, volvía atrás, tenía curvas, daba vueltas.

Él prefirió la línea recta, atravesar el campo virgen.

 

Llegó a la meta, es cierto,

pero había arrasado el bosque.

 

(Fotografía: Hester Scheurwater)

 

Anuncios

Que el amor nos haga

El amor como hecho, como evidencia, como acontecimiento, como aire que rodea los cuerpos,  los objetos, como algo presente, en lo cotidiano también en lo abstracto.

En la mirada del niño, en la nieve que cae, en mi caminar por la calle.

Amar.

Como quién se enrosca en una corriente de aire, como quién coge un tren, como quien se embarca, como coger un taxi de madrugada, como estar a la espera de nada, como quien simplemente es.

Y en vez de estar siempre buscando, apretando, persiguiendo, a la caza, detrás de la zanahoria, mirar las manos que atraviesan el aire, detenerse y dejar que nos cale, porque está ahí y es un hecho, un espacio exacto, un lugar que viene a nosotros, una isla flotante, una ley matemática, una constante, una realidad.

En vez de mirar, posarnos sobre la mirada, como quién canta, en vez de escuchar que sea el sonido quién nos empape hasta lo más hondo, ser recipiente en vez de cuchillo, ser continente para estar en el contenido. En vez de hacer el amor, que el amor nos haga a nosotros. Ser la arcilla y la existencia, las manos que dan la forma. Ser permeable, tomar formas, ser pizarra, ser escribible, ser sensible a la materia.

Vivir el amor.

Quizá eso es lo que nos salva. Quizá si escuchara más, quizá si me dejara entrar, quizá.

Venga, lo haré. Me dejaré llevar. Sin control absoluto, sin certeza, sin camino, abriendo en la hierba una senda. Venga, sin hacerlo lo haré, sin quererlo, sin propósito, sin esfuerzo, siemplemente como quién descubre el desierto.

556543_304683749633971_662343017_n

HAY

city_lights_asia_720

Hay una extensa masa de arboles arbustos cemento orina pelo cuerpo entre tu y ahora yo,

hay genios que componen las más bellas melodías como pájaros humanos de otro mundo,

hay chirridos terribles hechos con cuerpos en una batalla final,

hay un bebé en la basura, hay una mujer que lleva años tratando de quedarse embarazada,

hay un niño que agarra una mano, hay una mano que vibra al ser acariciada,

hay abrazos plegados dentro de otros abrazos por doquier,

hay personas follando ahora a millones en una serenata de jadeos incesantes,

hay un solo camino y una muerte de brazos abiertos esperando al final,

hay una tierra fértil o envenenada o seca anhelante o exhausta de lluvia,

hay una tormenta constante que nunca cesa, hay un eterno atardecer, amanece todo el tiempo en el mundo una vez en cada rincón,

hay una cantidad inimaginable de muertes por segundo y un bastísimo manantial de cuerpos nuevos que vienen a reponer los huecos que otros dejaron, los perros, los gatos, los humanos, los brotes tiernos, los pétalos, los deshechos.

Hay un presente lleno de todo, de todo el mundo que late al mismo tiempo ahora,

hay una música que creamos,

hay un grito, una respiración,

hay unas células que se regeneran, hay un organismo destruido hay una mente anquilosada, hay capacidad para autoregenerarse, hay incluso milagros, hay física cuántica, hay un molde que se está desbordando, hay una botella quebrada,

hay un padre pidiendo perdón a sus hijos, hay una reconciliación, hay un portazo,

hay todo lo que quieras imaginar ahora mismo, en mi aire, en tu aire, en el tiempo detenido,

hay una danza de todos con todos caminando por la vida en una cadencia perfecta, el día de aquí compensado por el sueño de allá, nuestro ruido y su silencio, las ciudades y los pueblos, los mares y los desiertos también bailan o existen o están al mismo tiempo,

y tu

y yo

sin saberlo

bailamos con ellos.

 

(Fotografía: Vista de Asia y Australia de la NASA EARTH OBSERVATORY)

Como almas

Romper las reglas,
los tratos,
la distancia,
coger un vuelvo
y volver,
a amarte sin tiempo,
sin circunstacias,
sin edad,
sin proyección,
sin expectativas,
sin miedo,
sin decoro,
amarte sin piedad.
Romper el acuerdo
y volver,
un día,
una noche,
a ti.
Sin que nadie sepa,
testigo solo el aire que respiremos,
una habitación
y nuestras purezas que
se reconocen,
aunque lo demás quede
desfasado,
obsoleto,
caduco,
imposible.
Y así,
amarnos sin rostro,
sin abismo,
sin compromiso,
sin etiquetas,
sin certeza,
sin pasado,
sin caretas,
amarnos sin el cuerpo puesto,
como larvas sin cascarón,
vulnerables, apátridas,
desnudos, recién creados,
sin futuro,
sin palabras,
como almas,
eso es,
y amarnos solo como almas.
Adeline_Mai_Cultura_Inquieta2
Fotografía: Adeline Mai

Sacrilegio

 

Noell Oszvald

 

Salir de la bañera cuando el agua aún está tibia es un sacrilegio.

 

Siento la vida en mi

no desees que muera por ti.

 

Respiro el aire noto a Dios miro el mundo amo a la gente veo la luz,

no me pidas que me apague por ti.

 

No celebres mi bajada

aunque esté así

más cerca de ti.

 

Dejarse morir en un uno mismo cuando el cuerpo aún está vivo es un sacrilegio.

 

(Fotografía: Noell-Oszvald)

Puedo fingir

 

Duermes quieto, como una roca fría.

El sol se ha parado en la cama y no llega hasta ti.

Yo estoy aquí, a un metro de ti. Las olas, el sonido de un niño jugando al balón, el tintineo de cubiertos y vasos, mi piel caliente de este sol.

Puedo fingir que no me importas un rato, conseguir olvidarte, porque es evidente, me dueles y te duelo.

Puedo concentrarme en que mi camino es mío y solo mío y el tuyo solo tuyo y que son algo que no se toca, solo camina cerca.

Que no es algo que se mezcla sin poder evitarlo, hasta convertirse en uno, no un camino si no un ser fusionado. Puedo fingir que eso en realidad nunca sucedió. Puedo fingir hasta al final, creérmelo.

Entonces me siento más vacía y eso me calma.

JulietteBates2

(Fotografía: Juliette Bates)

Tan feliz

Erkin Demir

 

Soy tan feliz que me siento vacía, exenta de guerras.

Soy tan inmensamente feliz que no me importaría morir, solo consigo aceptar, ceder, asentir.

Soy tan absurdamente feliz que el SI y el No son la misma palabra o no son ninguna.

Soy feliz como los idiotas, como los perros o como las plantas, feliz como un campo de vegetales rebosantes, soy feliz vegetable.

Soy tan feliz que ya ni siquiera vibro, sin conflicto no hay sonido ni ruido,

no hay obstáculos en el aire del camino,

solo vibra lo que roza

aunque sea

con la nada,

una garganta o

una muralla.

 

(Fotografía de Erkin-Demir)

Aquello

0058251fa2810cbc014a3fbf33787183_L

¿Dónde se fue?

Me he quedado parada en un espacio deshabitado de pronto. Lo moró el amor ahora no hay  nada. Lo he tratado de buscar, empujar, forzar, esperar. Imité la posición que tenía o a la que yo era cuando estaba aquello. Nosotros y aquello, ese cielo me refiero. La aspereza propia y ajena, eso se escucha ahora. Siento más incomprensión que lástima. La levedad se arrastra ahora, como un humilde gusano. Podría anunciar la pérdida por desaparición de aquello que nos habitó aunque espero una vuelta repentina como una sorpresa o tormenta, la intuyo bajo nuestra piel deseando que hablemos el idioma sin tiempo para aparecer.