Poemas II Escritos a la sombra

El aullido de una vagina

Marion_Fayolle_poema_visual_satira_Cultura_Inquieta__22

No seré la careta sonriente, lo que esperas de mí.

Vete entonces, llena tu vacío con otra, yo no sirvo para eso, estoy comprometida con mi desbordamiento, los vértigos los dejé, no quiero tu caída.

Llénate con otra no sirvo de tapamierda, ya hago yo mi esfuerzo en gestionar mis sombras, mis fantasmas, solo la propia mierda huele bien.

Búscate a alguien que tenga el mismo miedo a quedarse solo. Yo necesito estar sola, me violentas si apareces de pronto, soy así de aburrida, detesto las sorpresas.

Búscate a alguien que gire a tu alrededor, que siempre desee estar a tu lado, que seas para ella lo primero. Así podrás aparecer a las 2 de la madrugada y estará esperando despierta y no como yo, que me duermo cuando tengo sueño, que no te pertenezco, que a veces quiero estar sola mas que estar contigo o con mis muertos.

Búscate una chica dependiente, que mendigue tras de ti, así siempre acertarás, así nunca se enfadará.

Búscate una chica sin mundo y se su constelación, porque mi amor propio te parece frívolo y mi integridad, egoísmo.

Búscate una chica siempre dispuesta y no una como yo, porque amarme a mí te duele como me duele que vuelques tu vacío en mí.

No soy una vagina depósito, soy la llave de un alma, no quiero jugar más a basureros, yo quiero sembrar flores en el estiércol.

Olvida el pacto, sobre el pánico a la soledad ya no prometo nada.

Moriré sola, lo se desde que nací y ese momento será un deleite solo para mí.

Marion_Fayolle_poema_visual_satira_Cultura_Inquieta__99

Marion_Fayolle_poema_visual_satira_Cultura_Inquieta__8

(Poemas Visuales: Marion Fayolle)

Anuncios

Sacrilegio

 

Noell Oszvald

 

Salir de la bañera cuando el agua aún está tibia es un sacrilegio.

 

Siento la vida en mi

no desees que muera por ti.

 

Respiro el aire noto a Dios miro el mundo amo a la gente veo la luz,

no me pidas que me apague por ti.

 

No celebres mi bajada

aunque esté así

más cerca de ti.

 

Dejarse morir en un uno mismo cuando el cuerpo aún está vivo es un sacrilegio.

 

(Fotografía: Noell-Oszvald)

Puedo fingir

 

Duermes quieto, como una roca fría.

El sol se ha parado en la cama y no llega hasta ti.

Yo estoy aquí, a un metro de ti. Las olas, el sonido de un niño jugando al balón, el tintineo de cubiertos y vasos, mi piel caliente de este sol.

Puedo fingir que no me importas un rato, conseguir olvidarte, porque es evidente, me dueles y te duelo.

Puedo concentrarme en que mi camino es mío y solo mío y el tuyo solo tuyo y que son algo que no se toca, solo camina cerca.

Que no es algo que se mezcla sin poder evitarlo, hasta convertirse en uno, no un camino si no un ser fusionado. Puedo fingir que eso en realidad nunca sucedió. Puedo fingir hasta al final, creérmelo.

Entonces me siento más vacía y eso me calma.

JulietteBates2

(Fotografía: Juliette Bates)

Aquello

0058251fa2810cbc014a3fbf33787183_L

¿Dónde se fue?

Me he quedado parada en un espacio deshabitado de pronto. Lo moró el amor ahora no hay  nada. Lo he tratado de buscar, empujar, forzar, esperar. Imité la posición que tenía o a la que yo era cuando estaba aquello. Nosotros y aquello, ese cielo me refiero. La aspereza propia y ajena, eso se escucha ahora. Siento más incomprensión que lástima. La levedad se arrastra ahora, como un humilde gusano. Podría anunciar la pérdida por desaparición de aquello que nos habitó aunque espero una vuelta repentina como una sorpresa o tormenta, la intuyo bajo nuestra piel deseando que hablemos el idioma sin tiempo para aparecer.

Alguien que siente

Adeline_Mai_Cultura_Inquieta

las llaves de mi paraíso las tengo yo, no soy solo una cerradura inerte para abrir y dejar abierta. no soy solo un alma que titila. no soy solo un cuerpo al lado del cual estar, al lado del cual pacer, al lado del cual dejarse morir. soy una persona es obvio y sin embargo, que necesario recordarlo. soy alguien que siente.

(Fotografía de Adeline Mai de su serie “Weightlessness” (“Ingravidez”)).