La piedra que ata mis alas

 

large

Necesito golpear con mi llanto

el nudo que me aplaca bajo el pecho.

Golpearlo para que se abra, como una puerta cuando llaman.

Algo se esconde bien cerrado,

un dolor al que no temo,

cambia de sitio en mi cuerpo,

a veces está delante luego detrás,

es en mi espalda la piedra que ata mis alas,

a veces la red que oprime mi gargata

es una lanza clavada que por detrás me alcanza

luego se expande hasta inmovilizarme y luego desaparece sin dejas huellas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s