De la vida soy

 

Hoy no soy de nadie.

En realidad nunca lo fui.

Yo soy del mundo, de la vida y tú también.

Pero no soy antes de eso tuya y solo tuya.

La vida me amasa, me tiene, me tiembla, me coge, me ríe, me llora, me aprieta y me suelta.

Solo eso lo hace la vida.

Tú eres aquello que la vida trae, como las olas cuando traen tesoros o bolsas viejas o algas o delfines varados.

Pero no soy tuya, no.

Yo soy de la vida, de la vida soy.

Ya no volveré a decir “soy tuya”, esta vez va en serio.

Ya no quiero rendirme ante nadie, solo ante la vida, que es la que quita, que es la única que da.

Ya no quiero que hagas conmigo lo que quieras porque lo que quieres me arruga como papel, me hace pequeña, me pliega sobre mí y entonces mis espacios abiertos, mis paredes, se quedan pegadas entre sí y no puedo respirar y me ahogo.

Y eso no puede ser,

porque yo soy de la vida y no se puede quitar a la vida lo que de la vida es.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s