I

Me acostumbré a la prisión

llegué a amarla.

 

Aprendí a bailar pequeño.

 

Qué frío resulta ahora el océano entero,

mi pecera se disolvió en el mar,

todo lo que fue mi mundo se expandió,

ya apenas recuerdo aquella cárcel y sin embargo

la extraño.

Qué frío está el mar ahora.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s