Mi cara en tu hombro

Hay una imagen, un recuerdo que me visita, que me salva, como un olor: mi cara apoyada en tu hombro.

Qué ganas de apoyar mi cabeza en tu hombro, como en el coche, como cuando veíamos “Funny Bones”, como cuando mirábamos la playa desde la terraza, como si fuera normal, como si nada.

Imagino mi cara en tu hombro y ese recuerdo me salva; de esta fantasía dolida, de los límites que tiene mi melancolía, de las heridas que me impiden ahora, construir castillos o islas.

Imagino mi cara en tu hombro y parece que pueda tocarte, que estas a mi lado, que es fácil amar, amarte, que lo he conseguido, ser amada, como quien canta, como quien pronuncia una palabra, como cuando dices mi nombre, como cuando me llamas.

Imagino mi cara en tu hombro y es como volver a casa, quitarme del miedo, recordarte bailando otra vez, dando vueltas en mi centro.

Mi cara en tu hombro.

Una imagen, un recuerdo que me visita y me salva, como estar viva, como volver a casa, como si fuera fácil, como si nada.

Anuncios

4 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s