CUANDO ÉL SE VA


Conduzco sola, con la música a todo trapo, el viento me revuelve el pelo e imagino que me voy, muy lejos, yo, yo con mi cuerpo, yo, con mis zapatos, pero yo, solo yo.

Los días que Yann no está puedo soñar que soy otra, ser otra, otra de la que a veces siento nostalgia. Puedo recrear la vida que nunca podré (o querré) vivir ahora, esa vida que a veces extraño.

Si, se puede sentir alegría y tristeza, todo al mismo tiempo, en el mismo momento.

Y no es que no sea feliz y no es que me arrepienta de nada, estoy donde debo estar, este es mi sitio, mi camino, veo a los pájaros volar, zarpan los barcos y yo digo adiós desde el puerto, mirando los peces.

1010654_593324957368653_1044000113_n-300x200

Pero es extraña esta ensoñación nostálgica de añorar a la que nunca fui. Esa que bailaría con La Alondra, esa que habría comprado ya un violín para desentonar y enloquecer los oídos de los solitarios vecinos de La Pampa, con sus sombreros de paja y sus manos pegadas al mate como un segundo corazón. Esos billetes anulados para un viaje a La India, ese pueblo en lo alto de aquella montaña que nunca habité. Esa historia de irme, sin pasaje de vuelta, sin carta de adiós, sin maleta, sin certezas, con la nada acuestas.

1003501_607641002603715_1600529248_n-300x200

Cuando Yann no está le doy rienda suelta a esa mujer que me habita, en pequeñas dosis, la alimento para que no muera, imagino, trabajo a destajo en mi sueño, escribo ocho artículos de golpe, hago locuras que me reafirman que estoy donde debo, que Argentina, Nepal, los hielos, la aurora boreal me esperan y también La Alondra y que puedo volar de un tejado a otro bajo la luna o las farolas.

Escucho una canción de Vaz Oliver, me la canto a mi misma:

…”I miss the things I’ve never done , I miss the things i’ll never do, with you”… (Hecho de menos las cosas que nunca he hecho, hecho de menos las cosas que nunca haré, contigo)

y con ello divago, vuelo, zarandeo muy fuerte, deshago los recodos de una jaula muy grande.

1176119_618105311557284_834160468_n-300x224

(Si queréis podéis escuchar la versión de la canción que compuso Vaz Oliver para la película “El idioma Imposible” pinchando aquí)

Anuncios

2 comments

  1. ¡Cómo te entiendo Mireia! yo alimento a esa mujer cada noche con cariño, y siempre intento que sea con el mismo amor con el que día a día hago renuncias por mi hijo. Para respetarme, para respetarle.
    Un abrazo hermosa!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s