Matar monstruos por ti

En un momento sorprendente, el volante entre mis manos, ha empezado el cuestionario menos pensado.

Ha empezado la metralleta de preguntas sobre los monstruos y las pesadillas y he visto como ya tienes un mapa de miedos.

Me preguntas si yo también los tengo, inocente, preguntas si alguna vez tuve una pesadilla. Me preguntas si mis monstruos se esconden también debajo de la cama, si la luz los ciega, si sirve darle la vuelta a la almohada para que se alejen y poder soñar con volar.

Mis miedos son más grandes que esos monstruos de juguete, amor, mis miedos son mayores, tienen edad y crecen conmigo, mis miedos se convierten en radares, mis pesadillas en viejas compañeras de faena. Mis miedos me avisan de que cerca están antiguas heridas, mis miedos y yo nos hacemos amigos y me enseñan como amar, con cuidado, despacio, con precisión y tacto.

Recuerdo los tiburones de mis pesadillas. Un día nadé con ellos en sueños, se transformaron en delfines cuando los miré de cerca. Aún recuerdo el tacto de gelatina o goma de la piel de mis perros de mar, alguna vez me visitan, los tiburones no han vuelto.

Si los miras de cerca desaparecerán.

Pero a veces tengo ganas de pegarme con tus monstruos. Fingir una batalla y darles muerte, pelearme con ellos como con demonios invisibles, que sientas que todo lo puedo, que nada me vence. Tengo ganas de agarrarlos y forcejear en la oscuridad, ser de nuevo tu heroína, ver esa mirada de ángel en tu cara, cuando me miras como si fuera invencible, cuando me miras como si fuera gigante. Tengo ganas de decirte, amor, que yo mataré monstruos por ti, que yo derribaré todos tus miedos para que tu seas libre. Pero solo serás libre si arrojas luz sobre ellos, porque la luz los deslumbra y puedes verles la cara. Verás que ellos también te tienen miedo y que el monstruo de tus monstruos eres tu mismo.

ludo003

Entonces recuerdo las figuras de esqueletos que veía en las persianas, la luz de dormir, mi imaginación desbocada convertida en torbellinos malignos, en hormigas que dormían a los pies de mi cama,en arañas imaginariasa que se hacían la casa en la bañera, el miedo al lobo, a los cristales, a la humedad verde de las paredes, a los recovecos oscuros, como un folio en blanco para la tinta de mis terrores.

DownloadedFile

Recuerdo y me enternezco, solo deseo abrazarte, cantarte, inventar historias para ti, historias de luz y pieles falsas, historias de alquimistas y milagros, historias que te protejan del mal, de lo evidente, de aquello que aún no conoces, convercerme de que existe el bien, el bien que siempre gana, que si no el mundo no seguiría en pie y que los monstruos son pocos pero escandalosos.

Si, ya lo tengo, tengo el mapa para salir de tu pasadizo y del mío, aunque vayamos por rutas distintas nos cogemos de la mano.

Nuestro escudo, nuestra bandera, nuestro orgumento-fuerza será la certeza del bien, como el gran monstruo del mal.

Dulces sueños ángel, ya duermes, debajo de tu cama está el cielo, jamás te abandonaré en la oscuridad, seré la guardiana de tu abismo.

images

Anuncios

4 comments

  1. Jugar a ser monstruo, jugar a ser malo… ¡es uno de nuestros pasatiempos favoritos!
    A mi me sorprende, para lo pequeños que son, los monstruos tan grandes que pueden llegar a tener… y las armas tan potentes que tienen ellos mismos para combatirles!
    El juego es pura magia…
    Besos, Mireia!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s